Estimulación Temprana – De los tres a los cinco años

ESTIMULACIÓN TEMPRANA DE 3 AÑOS A 5 AÑOS

31 Ago Estimulación Temprana – De los tres a los cinco años

De los tres a los cinco años, a esta edad trata de inventar juegos donde tenga que correr, saltar y detenerse. También jueguen a saltar sobre una línea con un pie y después con el otro, tratando de alternarlos. Baila con él/ella canciones infantiles que tengan movimientos que requieran coordinación. También enséñale a darse marometas y a que camine descalzo(a) de puntitas y después con los talones.

 

Dibujen justos, deja siempre que él/ella libremente haga lo que quiera y pregúntale qué es lo que hizo. También tu dibuja con él/ella personas o cosas y dile que son y enséñale cómo es, también pregúntale dónde van las diferentes partes de lo que dibujes y que te vaya ayudando a hacerlo. Jugar con plastilina y masa, siempre es buena idea. Esta vez, pídele que te haga algo, siempre de forma libre. Puedes también mezclar varios tipos de semillas y pedir que te las separe sosteniéndolas haciendo una ‘pinza’ con el dedo índice y el pulgar.

 

Explícale la función de diferentes artículos en la casa (ej. mesa, silla, estufa, etc) y pídele que te platique siempre al volver de algún lado, o en algún momento que se pueda, siempre motivándolo(a) a que hable de anécdotas pasadas (ayer, hace rato).

Enséñale las diferentes figuras geométricas básicas y que aprenda a distinguirlas; también usa los números en los momentos que sean pertinentes (ej. pásame 2 vasos), e irle enseñando a contar. Puedes ponerle una pulsera de un color en la mano derecha para que identifique entre una y otra. También háblale de acciones opuestas, como prende-apaga, sube-baja, etc.

 

Enséñale a vestirse y a desvestirse solo y deja que lo haga; de igual forma, explícale cuando hace frío la ropa debe abrigarte y cuando hace calor, esto para que pueda escoger él/ella misma su ropa. Cuando esté jugando con niños de su edad, déjalos que echen a andar la imaginación; si se pelean, ayúdalos a resolverlo haciendo preguntas y de una forma tranquila.

Enséñale el nombre completo de sus papás y la edad que tiene él/ella. También dile las cosas que tanto te gustan de él/ella y nunca lo amenaces con cosas que sabes que le causan mucho miedo, esto puede tener un gran efecto negativo. Nunca dejes de preguntarle cómo está, cómo se siente, cómo le fue en la escuela, y asegúrate que esté contento en la escuela y habla con sus maestros para saber su desarrollo dentro de la clase.

 

Estas son algunas ideas y formas en las que puedes estimular a tus hijos en las diferentes áreas y edades mencionadas anteriormente, sin embargo, no son las únicas. Es de suma importancia, nunca obligar ni forzar a tu hijo(a) a realizar estos ejercicios; tampoco es estrictamente obligatorio realizarlos en el margen de las edades estipuladas, son aproximadas. De igual forma, si llegas a notar en alguno de tus hijos que tiene una edad mucho más avanzada de lo que marcan las pautas, también es recomendable asistir con un profesional (psicólogo o pediatra) y descartar cualquier situación que requiriera de algún especialista.

No Comments

Post A Comment