Estimulación temprana – DE UN AÑO A DOS AÑOS

Estimulación temprana de 1 año a 2 años

24 Ago Estimulación temprana – DE UN AÑO A DOS AÑOS

Para la estimulación temprana de tu hijo de un año a un año y medio, motívalo a que se pare después de jugar sentados en el suelo, puedes hacerlo tú también al mismo tiempo para que te imite (agacharse y pararse). Adecua un espacio de la casa para que pueda tener sus juguetes y motívalo a recoger después de usarlos, ayúdalo. Dale un carrito con un hilo o un perro, que pueda jalarlo caminando hacia atrás.

 

Dentro de los juguetes de tu hijo(a), dale unos cubos que pueda apilar, enséñale cómo hacerlo. También préstale palas de madera o de plástico y un plato u objeto que pueda pegarle y no sea peligroso. Deja que juegue con arena y agua y con todos los utensilios para divertirse, de preferencia que sean de diferentes tamaños y colores, puedes enseñarle con eso también.

 

En esta edad puedes sentarte a leer cuentos con él/ella, pídele que señale los personajes y tu cuéntale de ellos; esto además de fomentar al lenguaje, va a ser un tiempo de convivencia. Pídele que te traiga cosas específicas usando el nombre y continúa enseñándole nuevas palabras señalando partes del cuerpo o artículos de la casa.

Enséñale canciones de niños y motívalo a que también cante y se mueva al ritmo. Llámalo siempre por su nombre y pídele que te lo diga, pregúntale cómo se llama.

 

Es una edad donde tu niño(a) ya empieza a ser cada vez más autosuficiente, déjalo que coma solo, que ensucie y experimente. Cuando lo bañes, deja que él/ella se limpie solo y se seque cuando se salga.

Explícale qué es una familia y cómo cada uno decide, deja que él también tome decisiones a su nivel.

 

 

Del año y medio a los dos años, juega con tu hijo(a) a las atrapadas, un perro siempre es buena compañía para esto. También enséñale a que patee una pelota y a que salte un escalón pequeño. También ayúdale a empezar a subir y bajar escalones de tu mano.

 

Con crayolas y grandes hojas de papel, déjalo que haga rayones y garabatos, lo que él/ella quiera; pregúntale qué es lo que dibujó y que te platique. Enséñale a que ensarte la agujeta en un zapato o que meta bolitas a un hilo. También motívalo a que él/ella abra y cierre tapas, así como botes como el shampoo u otros que usen en el día a día, que sean de tapa rosca.

 

Durante el día recuérdale los nombres de las cosas y que él/ella los repita, es importante que también le enseñes los nombres de personas que conoce y que él/ella los repita. Háblale usando adjetivos posesivos (mí, tu, sus, etc) o pídele cosas de esta misma forma. Trata de cuando estás con él/ella sea un momento de conversación, donde le expliques dónde van a ir, lo que van a hacer, etc.

 

Deja que te ayude a hacer diferentes actividades del hogar, también motívalo a que conviva con más personas, pero no lo obligues. Deja que te ayude a vestirse, incluso pregúntale dónde se pone cada ropa. Cuando pienses que pudiera querer ir al baño, pregúntale si necesita ir, y acompáñalo de ser así.

No Comments

Post A Comment